Una carpa, ganes de Bollu y unos estatutos que cumplir

Queridos socios y lectores,

La verdad, no os vamos a engañar: Cuando (“esta nuestra sociedad”) nos pusimos al frente de esa gran fiesta que hoy ya todos conocemos con el nombre de Pitanza, teníamos nuestras dudas y miedos.

Ahora, echamos la vista atrás y nos damos cuenta de que un evento que hace un mes nos pareció “imposible” hoy es ya una “fiestina” de esas que parece que llevan toda la vida con nosotros… ¡Qué grande fue la Pitanza del Sociu!

¿O no?

Pues, queridos socios y lectores, todo empezó con una carpa. Así de simple.

(Compartimos en rigurosa exclusiva algunos de los extractos de las conversaciones que fraguaron la pitanza)

-¡Si hay carpa podemos dar una comida, cómo se hacía alguno de los años anteriores! 
Lo que se hacía era una parrillada pa socios, creo.
– ¡Lo de la costillada da un trabaju de la su madre..!
– ¿Y arroz?
– ¡Ay sí! ¡Y una bandina que lo mueva! O un dúo o algo…
– ¿Y un DJ pa por la noche?
– Buah, la gente lleva dos años sin celebrar el Bollu.¡Bien merecemos un adelantu!
– Pero, a ver, habrá que repartir tarea…

Borja y Serxu en la hora del vermú (La directiva vuelve a tocar la gaita). Xuan Cueto

La idea: complicarse lo menos posible y aprovechar la carpa instalada en la Llera con motivu de les fiestes de Santa Rita. La idea, más allá: hacer un (re)encuentru de socios y una fiesta pa celebrar que les fiestes, y especialmente El Bollu, vuelven por fin.

Fue una organización en tiempo récord, con cierto caos, ciertas confusiones, algunos errores, muchos mensajes de Whatsapp (y audios, y memes…) reuniones… un mes de locos para montar una Pitanza a la altura de la fiesta y de los socios de La Peruyal.

El resultado, ya lo conocéis. La gran familia peruyala se volvió a reunir tras dos años sin encontrarse y había algo en el ambiente, algo flotando, que nos hizo a todos y todas sonreír, celebrar y hasta olvidar lo olvidable.

¡Menuda gana de Pitanza teníamos y hasta el otru día no lo sabíamos! 

Ambientazo en la carpa de la Llera. Xuan Cueto

Resumiendo: la ya instaurada Pitanza del Sociu de La Peruyal fue un enorme “colocón de alegría”. Y también, gracias a la colaboración de tanta y tanta gente, tou un éxitu.

Será porque cuando te sientes a gustu haciendo algo, proyectas las ganas y éstas rebotan, vibrando en buena onda. Y si a eso le sumas que la gente alrededor también está igual, con ganas y proyectando, la buena vibración se multiplica creando alegría y momentos memorables…

En fin, no nos pongamos metafísicos: GRACIAS POR PROYECTAR TANTU EN LA PITANZA. De verdad. Gracies por ayudanos a celebrar que El Bollu vuelve, que somos socios de corazón, que el espíritu de esta fiesta no hay pandemia que lu frene… 

Y claro, con tanta proyección les coses salieron de lujo. ¿O vais a negar que los camareros parecían auténticos profesionales? Desde luego… con la falta que hay en el sector…

De verdad: fue tanta la ayuda recibida y tanta la colaboración, que fueron los socios mismos los que acabaron haciendo esta fiesta y llevándonos, en volandes, hacia nuestros objetivos.

Además,aprovechando el colocón de alegría y cumpliendo con los estatutos de esta Sociedad (más concretamente con el art.3 de los mismos) hicimos venta de rifes. Y no sólo la directiva, no. Allí se plantaron, escenario mediante,  Robertín el del Siglo, Santi Carmona, Javi Gestión y Dunia la de Boby pa rifar la ya tradicional “Carretilla del Siglo”. 

La carretilla del Siglo siempre da muchu juegu. Xuan Cueto
  • ¡Oye! En un santiamén ventilaron tou el papel. ¡Vaya guapu!

Y bueno, qué  podemos decir del “Gran Bingo de La Peruyal”, repletu de premios de nuestros comerciantes, distribuidores y demás empreses afines. Los premios, volaron. Y aunque unos eran algo “cachondos” y otros muy golosos…todos fueron bien recibidos y aplaudidos.

En fin, que la Pitanza del Sociu fue –sin duda alguna- un día para recordar.

Gracias a todos y todas los que lo hicisteis posible. 

Los socios expectantes al comienzo del «Gran Bingo de La Peruyal». Xuan Cueto

 Gracies, gracies, gracies.

PD: tal fue el éxito de la Pitanza que ahora se nos presenta un problema: vamos a tener que volver a hacerla. Y claro, volveremos a tener dimes y diretes… y, ya verás tú, van a retumbar los cristales de la Peruyal otra vez (y eso que dentro nunca se vieron ni voladores ni perros…)

-Hay un grupo muy buenu que tenemos que traer y la carpa la tenemos que hacer más grande

-Sí, y hay que hacer más cartones pal bingo!

– Pal añu que bien había que hacer tortos con quesu o picadillo también, algo así…

– ¡Cómo presta que a la gente i prestara!

– Sí señor! Quedó demostrau que la Fiesta del Bollu y los Socios que la hacen posible son, todos, muy grandes

– ¡¡¡Viva el Bollu!!!