Historia

6 razones para comprar la revista de La Peruyal

Llevamos dos años sin fiesta. Metíos en casa por culpa de una pandemia. Piensa en el añu pasau, o en el anterior, por estes feches… no iba a haber Bollu y estabas depre por no poder vivir esti día. Piensa que hace un añu te hubieran dichu que comprando una revista (por un importe similar al que cuesta un cubata o unes botellines de sidra) harías posible celebrar el Bollu…¿No la hubieras comprau? Pues esti añu es lo mismu: comprando una revista haces posible que se celebre el Bollu. Sin la colaboración de todos, los días del Bollu futuros se visten de interrogantes… Hagamos posible (dentro de nuestros posibles) que no pase un veranu más sin celebrar la fiesta. Y vale, no podemos controlar les pandemies y plagues mundiales, pero podemos asegurar –con muy pocos duros por parte década unu- que les arques de la Peruyal nunca se queden sin fondos pa celebrar la fiesta

Nos pasa a todos: quedan pocos días para la fiesta, estamos con los nervios de punta y queremos que salga tou bien: que haga buen tiempo, que la comida sea exquisita, que pa el vermú estemos toda la pandilla, que en el prau esté libre el sitiu de siempre…

El nacimiento de la fiesta del Bollu

Los barrios en las poblaciones son algo así como los individuos en la familia, que agrupados la constituyen. Y aunque tienen mucho de común entre sí, no es menos cierto que temperamentalmente se distinguen.