Crisis del petróleo, nostalgia y filtros Valencia

Al empezar a reflexionar para escribir estas líneas, nos viene a la mente un refrán míticu, que habla de la nostalgia y de la imposibilidad de atrapar el pasado: 

“Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor (o anterior)”

Sin embargo, en lo que se refiere a nuestra fiesta del Bollu, esta frase muda su sentido: porque la nostalgia que se desprende de ella es una nostalgia alegre, que sigue trayendo al presente retazos de pasado gracias a la tradición, la cual se repite año tras año en forma de fiesta, encuentros, bailes regionales, sidra, folclore, desfile de carrozas y merienda campestre festiva.

Los tiempos pasados del Bollu vienen a la memoria de forma incesante y se comparten para que se repitan, con arreglos de modernidad o sin ellos, dando forma a ese bucle espacio temporal que siempre devuelve les mismes histories, aunque estén protagonizadas por gentes y tiempos distintos.

1976-La Gran Familia Peruyala
¡Qué guapa y qué festiva puede ser esti tipo de nostalgia!

¡Qué suerte, poder hacer memoria entre todos! Y traer anécdotas, sones, costumbres, imágenes, recuerdos y escritos al presente, como si nos pasásemos la esencia de la fiesta de generación en generación, cuidándola como un tesoro.

Así, repasando la historia y hemeroteca disponible del Bollu, nos damos cuenta que –aunque nos haya tocado vivir tiempos extraños- lo raro/común siempre depende del punto de vista que se mire… que siempre ha habido tiempos extraños, para todos…y que lo importante estos días es seguir aprendiendo, y bregando, para celebrar el Bollu 2022 que todos queremos.

Las anécdotas de este primer tramo de andadura como Junta Directiva de esta Sociedad, tras dos años de parón por una pandemia mundial, darían para múltiples escritos que podrían alimentar la nostalgia positiva y el amor por el día del Bollu de aquellos que vengan tras nosotros, dentro de muchos lustros.

Desde la dificultad en las contrataciones de artistas a causa de la post-pandemia, hasta la escasez de papel y la subida del petróleo… ¡Menudu jaleo! 

1975- En Arriondas lo del betún…causaba furor

Sin embargo, repasando la historia de nuestra fiesta nos damos cuenta de que en los años 70 hubo también un par de “crisis del petróleo” bastante potentes…

Y aunque a priori pueda parecer que la fiesta de La Peruyal y las crisis petrolíferas tienen poco que ver, piensen (señores socios) en lo siguiente: Les fotos enrojecíes.

Si miramos a los archivos de fotos de los años 70 y 80, muches de les fotos salen muy “rojes”. Y no, no tiene nada que ver con los efectos de la transición democrática… Les fotos con tonos rojos indican que los químicos que se usaban para su relevado eran de mala calidad o estaban caducados, lo que producía esos efectos rojizos en las instantáneas.

 La razón para usar estos complementos de revelado “low cost” no era otra que un encarecimiento significativo en los precios de los derivados del petróleo, consecuencia de crisis parecidas a las que nos “asolan” estos días.

Seguramente, aquel tono en las fotografías preocupase a la entonces Directiva de La Peruyal, igual que hoy a nosotros nos preocupan otras cosas que en el futuro, quizás, se miren con nostalgia alegre.

1976- La carroza de Andrés

Sino, reflexionemos: ¿Qué pasa con el famoso filtro “Valencia” de Instagram?

Este conocido filtro, ya lo sabéis, proporciona a las imágenes un tono envejecido, con tonos rojizos, que triunfa o triunfó totalmente… Lo cool, ahora, en la época digital, es lo antiguo, lo no tan perfectu… Una paradoja curiosa, ¿no?

El casu es que sí: mirar fotos antigües, en blancu y negru o con tonos rojizos, nos ayuda a revivir recuerdos, personas e historias base… y es casi como una forma de viajar en el tiempo. Es una manera más de fijar tradición y de propagar la esencia de esta fiesta.

Para poder seguir haciéndolo, necesitamos que todos los Socios y Socias tiréis de cajón para aportar fotografías, videos, retazos de hemeroteca… cualquier recuerdo relacionado con el Bollu que podamos custodiar, digitalizar y luego devolver a sus dueños.

1986- Viva El Bollu…y el merengue

Ya tenemos en nuestres manos grabaciones de los años 90, un montón de fotos de tou tipo, recortes de periódicos… y hasta unes cintes de Súper 8 que son un auténtico tesoro y que esperamos rescatar y mover a formatos más modernos.

Es muy importante que todos los Socios ayuden a engordar esti archivu de La Peruyal, contribuyendo así a la memoria colectiva de la fiesta y también a la de Arriondas con un gestu tan, tan simple como el de abrir un cajón…

Y hablando de cajones, memoria y recuerdos, también aprovechamos para comunicaros que ya tenemos la Revista de La Peruyal en imprenta… 

Sí, vamos un pelín justos. 

Y sí, esperamos que en pocos días podamos empezar a repartirla… pero es que nos costó más de lo previstu ponerle el punto y final, tratando siempre de hacer de ella una lectura agradable para éste y los tiempos que vengan luego.

Lo que sí podemos deciros es que creemos que será una revista de transición y que, aunque no se parezca a lo que imaginamos cuando la comenzamos, tiene muchas trazas diferentes, guiños y muchas colaboraciones artísticas y literarias de vecinos y socios de la Peruyal. 

La verdad: pusimos muchu cariñu y oficiu (inventau, inclusu) en su elaboración, y fue toda una aventura de la que aprendimos enormes lecciones.

Catalín y Jacinto, menudu show

Además, la portada de la revista, el cartel de la fiesta, la etiqueta del vino, la página web… tou lo hicimos nosotros, con mucha modestia y muchísima ilusión por seguir haciendo grande el Día del Bollu.

No serán, seguru, “creaciones” perfectes. Y damos por hechu que –a posteriori- veremos decenas de fallos que el estrés, la prisa o los tiempos disponibles no nos permitieron ver ahora. Lo que sí es seguru es que tou esto nos va a hacer “enrojecer” y, dentro de unos cuántos años, podremos mirar lo que hoy es presente con nostalgia y cariñu, de la misma manera que miramos ahora aquelles fotos enrojecies de los años 70 o los carteles que entonces anunciaban la fiesta…

Sea como fuere (y por resumir esta larga divagación sobre la nostalgia) hacemos saber que:

El Bollu 2022 ya está a la vuelta de la esquina ya no queda nada pa el primer volador de las 9

El archivu de fotos y vídeos de la Peruyal tiene los cajones abiertos para acoger aportaciones de todos para la memoria del Bollu (podéis dejarnos vuestros vídeos y fotografías en el local de La Peruyal, donde las custodiaremos con muchu respetu hasta que las digitalicemos y volvamos a devolvéroslas)

Zingaros

La Revista de La Peruyal 2022 ya está secando y a puntu de llegar a Arriondas (cargada de recuerdos, semblanzas, colaboraciones, fotos rojes -y de todos los colores-, arte y mucha buena voluntad)

El cartel de esti añu adorna les calles del concejo, los escaparates y les marquesines…

El concurso de Carroces ya está en marcha… acordaros que el plazu pa participar acaba en pocos días

Estamos en pleno reparto de recibos de Socios y seguimos con la campaña de actualización de datos… pásate a vernos o por la página web si no hiciste ninguna o alguna de las dos cosas

Sin más… Viva el Bollu, viva Arriondas  y Viva La Peruyal